Mi amigo Truman Capote



Una tarde de 1976 el fotógrafo chileno, Martín Huerta, se cruzó con Truman Capote, y desde entonces se hicieron amigos. Esto escribió a propósito de aquel encuentro.


En la década de los ’60, durante mi viaje hacia los Estados Unidos de Norteamérica como polizonte en un buque escuela, llevaba conmigo un libro editado por la Editorial Zig Zag llamado El arpa de hierba. Pertenecía a un, para mí, desconocido escritor llamado Truman Capote de ese país.


Truman, -supe luego- había nacido en septiembre de 1924 entre dos estúpidas guerras, en el adentrado sur de los Estados Unidos. Allí, en New Orleans, Alabama y con el apellido Persons, este niño se apareció a la vida y fue apodado “Buddy”.


1924 fue un año trascendente en el que también Andrè Breton dio a conocer el primer Manifiesto Surrealista.


Entonces tenemos que Truman o “Buddy” era hijo de una niña-mujer de nombre Lillie Mae Faulk y de un amante de la vida disipada, de dudosas habilidades y carente de obligaciones; tipo “bala perdida” , llamado Arch Persons. Y, naturalmente, el matrimonio entre estos dos personajes duró lo que dura una flor.


Lillie, al revés que su esposo y para no quedarse entre bastidores por toda la vida; cogió ambiciones mayores y una de estas era estudiar una carrera universitaria. Pronto se marchó hacia New York; la Gran Ciudad y como en la especie humana; el abandono de los hijos es casi una constante, también se evaporó Arch, quedando “Buddy”; por esas cosas buenas del destino, al cuidado de una tía medio tullida, de pelo cano y corazón generoso llamada Sook Faulk. Sook, quien, víctima de su ignorancia provinciana, le hizo creer al muchacho que todo lo que acontecía en la vida era por voluntad del altísimo cielo. Punto.

Y Sook y Truman sobrevivieron a dos prédicas y un repique en un pequeño pueblo llamado Monroeville. Transcurridos ocho años de ausencias, Lillie compareció ante el oficial civil con un mocetón de orígen cubano conocido en las “bodeguitas” de los suburbios de Nueva York como Joseph García Capote.