Stephen King y una fórmula matemática que le enseñó a escribir