El grito apasionado: San Martín camino a San Lorenzo

Actualizado: 15 de sep de 2020




¡Este formidable regimiento, el que estoy orgulloso de mandar, se merece entrar en la historia grande de la patria, y ésta será la primera acción que nos enseñe el camino de la libertad y la independencia! ¡En el campo de la batalla, me verán al frente de mi columna, pues quiero para mí el privilegio de ser el primero en entrar en combate! ¡Recuerden señores, éste regimiento de Granaderos no deja compañeros heridos en el suelo, no se retira, no recula y no se rinde!


Hace 170 años moría en Boulogne-sur-Mer, Francia, Don José de San Martin. Con motivo de la charla que celebraremos hoy a las 19 Hs. en el Facebook Live de Prosa Editores con Ariel Gustavo Pérez, autor sanmartiniano y además expedicionario con cinco cruces de los Andes a cuestas; te dejemos algunos fragmentos de su novela "El grito apasionado: San Martín camino a San Lorenzo", libro que recrea la llegada al puerto de Buenos Aires de aquel criollo que había prestado servicio al ejército español durante veintidós años, hasta consagrarse en la Batalla de San Lorenzo.



La llegada:


Asombrado, miraba el río bajo sus pies. El agua marrón golpeaba los costados de la chalupa en la que desembarcaba, y las frías gotas que humedecían su cara parecían saludarlo cariñosamente. José saboreó instintivamente el agua dulce que mojaba sus labios, y sonrió, como recordando. Miró hacia atrás, hacia el mar. Los marineros terminaban de atar las velas de la fragata, la cadena del ancla se tensaba peleando contra el oleaje, y varias canoas esperaban su turno para hacer el trasbordo de bultos y gente. Pero José de San Martín recordó, a la distancia, el azul cálido de las aguas mediterráneas y el gris helado del Mar del Norte, y se sintió feliz y confiado. Nada lo ataba, nada lo retenía. Su vida pasada se cerraba como un libro recién terminado de leer. Un buen libro, pero al que él había decidido guardar en un anaquel para no volverlo a abrir.