Francisco de Quevedo, una reina coja y diez frases para recordarlo